Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Conozca los 5 secretos de la independencia laboral

En: La Guía

La independencia laboral es uno de esos temas que solía buscar en Internet, cuando descubrí que no necesitaba de una empresa para hacer lo que me gusta, a pesar de que me pagaban por ello.

En otras palabras es como si a usted le encantara hacer tortas de manzana y lo contratan para hacer 50 tortas, pero de naranja. No importa cuánto le paguen por ello, poco a poco se le va acabando la pasión por la pastelería.

«Para obtener una verdadera independencia laboral necesitábamos prescindir de algo impensable pero completamente posible: Los clientes.«
Entonces me puse a buscar y encontré que sí es posible -en teoría- obtener su independencia laboral, pero el precio que tuvimos que pagar apenas dimos el «salto» fue bastante alto. Afortunadamente nuestra terquedad o «persistencia» en términos de emprendimiento, ha hecho que sigamos vigentes a la fecha y tengamos éxito, no por que estemos ganando mucho dinero (de hecho todo lo contrario), sino porque en estos años hemos podido materializar muchas ideas que antes existían en nuestra cabeza y ahora son una realidad, incluyendo este Blog entre otras.

Estos son los 5 secretos que hemos encontrado en Aldeanos Digitales para construir su independencia laboral:

1. Las grandes empresas comienzan en casa.

La mayoría de las empresas que hoy en día manejan los productos y servicios que consumimos diariamente comenzaron en sótanos y garajes. No se trata de renunciar y montar su empresa en el garaje de su casa ni mucho menos, pero sí es importante destacar que la gran ventaja que tuvieron estas empresas en sus comienzos es que los gastos administrativos (servicios públicos, arriendo, etc.) eran muy bajos, lo cual permitió a sus dueños dedicarse a desarrollar una buena idea en vez de rebuscarse la plata para pagar el local. Lo incómodo es pensar que a usted, todo un profesional con años de experiencia y ADN de Millenial le dé por arriesgar toda su experiencia laboral para trabajar en una oficinita en el garaje de la casa de sus papás; pero si no le están cobrando, o la «colaboración» que negoció con ellos para tener ese espacio es más barata que una oficina en un barrio bohemio de la ciudad, hágale. Igual no se va a quedar trabajando ahí toda la vida.

Nosotros por ejemplo decidimos vivir en una finca porque trabajamos en Internet.

Que es posible gracias a que Internet es un servicio portable, que nos permite trabajar casi en cualquier lugar.

2. Si busca independencia laboral deje de prestar servicios y enfóquese en desarrollar productos.

Me late que difícilmente había escuchado esto antes. Cuando decidimos ser independientes mejoramos muchísimo nuestra forma de trabajar porque eliminamos jefes, reuniones, egos y otros dolores de cabeza innecesarios para dedicarnos a producir sitios web y consultorías de una manera más eficiente, rentable y competitiva. Pero al año nos dimos cuenta de que para obtener una verdadera independencia laboral necesitábamos prescindir de algo impensable pero completamente posible: los clientes.

¿Y cómo sobrevivir sin clientes? porque suena como a prender una fogata sin leña. Básicamente lo que nos llevó a no tener clientes es que no importa la eficiencia y calidad del producto final, los clientes pagaban poco, exigían más de lo que pagaban y cuando lográbamos la aprobación final del cliente, pagaba tarde. En resumen, el esfuerzo que hacíamos para obtener ingresos por servicios y pagar nuestras obligaciones se perdía en trámites de pago de proveedores (una firmita aquí, una firmita allá, mándeme los papeles firmados por correo, que aprueben el pago en el comité, etc.) de manera que cuando pagaban ya estábamos debiendo esa plata. En cambio decidimos desarrollar productos, donde no hay clientes sino consumidores, y en ese caso todo el esfuerzo que hacemos al crear un producto se resume en algo tan simple como que si a alguien le gusta, lo compra. Obviamente recibimos una centésima parte de la utilidad que tendríamos al prestar un servicio, pero al menos no la debemos. Si usted combina las ventajas administrativas del punto anterior con esta estrategia, la independencia laboral es inevitable.

3. Si usted es un líder innato no se preocupe por delegar y confiar, más bien dedíquese a inspirar.

Seguramente usted tiene una súper idea que le ha contado a sus amigos y quedan fascinados con ella, que además les encantaría trabajar para hacerla realidad pero no pueden o lo van a dejar tirado porque no tiene cómo pagarles. Pues esto va así: Las ideas no dependen de nadie más que usted, y si necesita ayuda para llevarla a cabo mejor o más rápido lo mejor es contar con varias personas que sientan el proyecto con la misma intensidad que usted.

Y eso se logra al inspirar a otros a seguir esa idea. Es común ver a las personas independientes como seres humanos seguros, astutos y carismáticos, pero las ideas no dejan de ser buenas porque su creador es tímido, o porque se desmotiva al primer fracaso. Las ideas se hacen realidad cuando se comparten e inspiran a otros a darles forma, y seguramente van a quedar mejor que el concepto original que tenía en mente.

4. Fracasar, más que importante es necesario.

El fracaso, junto a la pereza, son dos aspectos usualmente negativos a los cuales les he cogido bastante cariño ya que he aprendido muchísimo de ellos en los últimos años. El fracaso desde mi punto de vista, es la mejor prueba de que el éxito de su independencia laboral es una consecuencia de la pasión por lo que hace, no por un golpe de suerte. Aprender a fracasar no es fácil y es muy incómodo, pero se convierte en una herramienta poderosa si logra comprender que el fracaso es el nombre que la mayoría de gente le da al primer paso que usted da en dirección al éxito, así no sea necesariamente la dirección correcta.

5. El dinero no es el objetivo, es la consecuencia.

En lo personal este punto es el que divide al independiente del empleado, porque veo que es la principal razón por la cual las personas se aguantan cualquier cantidad de «ridiculeces» cuando trabajan en una empresa. Y es cierto, usted como independiente va a percibir muchísimo menos que lo que recibía quincenalmente, o si gana más quizás no haya tanta certeza para el mes siguiente.

Existen por lo general dos argumentos comunes para independizarse en el corto plazo: O no se aguantó un día más en la oficina o se le ocurrió una idea que lo va a sacar de pobre. En ambos casos se va a quedar sin plata, por eso mucha gente -ebria o sobria- lo dice pero muy pocas personas lo hacen. Lo que he notado es que al ser independiente hay muchas variables financieras que son difíciles de controlar, pero por eso es que los puntos anteriores son tan importantes; una vez logre manejar cómodamente los factores de los que depende para materializar sus ideas, pues se vuelve in-dependiente, y si desarrolla un producto para que la gente lo compre pues la consecuencia lógica es que lo hagan. Ya que lo compren pocos o muchos no es cuestión de suerte, es un balance entre la calidad de su producto y una buena estrategia de Marketing.

A %d blogueros les gusta esto: