La agricultura sostenible aplicada en otros contextos me recuerda esta sabia frase del ciclista colombiano Nairo Quintana:

“De mi campo aprendí, que no se deja de cosechar porque una siembra no salió”

Y que inspiró a escribir este artículo. Se me hace interesante porque cuando decidimos vivir y trabajar fuera de la ciudad pensábamos que nuestro destino inevitable era trabajar en el campo ya que es el recurso más abundante que tenemos alrededor de la casa, pero al poco tiempo descubrimos que se requiere una gran vocación, conocimiento y tradición para dedicarse a la agricultura y la verdad no es lo nuestro. Pero tampoco era tan grave como para devolvernos.

La agricultura sostenible reúne una serie de principios que sirven como herramientas para desarrollar otro tipo de proyectos que no necesariamente tienen que ver con el campo

Aunque vale la pena destacar que el entorno ayuda bastante como fuente de inspiración. Pero antes de explicar este tema en detalle vale la pena destacar las diferencias esenciales entre la agricultura convencional y la agricultura sostenible:


Agricultura convencional

  • Los recursos (agua, suelo, animales, etc.) son fijos que se cuantifican y administran siguiendo cálculos matemáticos
  • El objetivo de la agricultura convencional es la producción a nivel industrial
  • La agricultura convencional requiere una intervención constante de los recursos para garantizar la producción

Agricultura sostenible

  • Los recursos (agua, suelo, animales, etc.) son variables y se pueden combinar y adecuar naturalmente
  • El objetivo de la agricultura sostenible es una producción equilibrada respecto a los recursos disponibles
  • La agricultura sostenible desarrolla sistemas donde los recursos se recuperan y se vuelven productivos con una mínima intervención

El problema es que la agricultura sostenible supuestamente no logra atender la demanda masiva de alimentos de la población mundial, pero ese es otro tema que pueden leer en otros sitios especializados. El asunto aquí es entender cómo la agricultura sostenible puede aplicarse a cualquier tipo de proyectos con resultados interesantes, que ha sido básicamente a lo que nos hemos dedicado.

Haga de cuenta que cualquier idea que tenga es una semilla, que tiende a germinar más rápido entra más fácil la pueda explicar.

Creación de proyectos inspirados en agricultura sostenible | Aldeanos Digitales
Lo que tienen en común las buenas ideas y los chistes es que si le cambia los actores y lo cuenta de nuevo sigue siendo gracioso. Puede que la ejecución de la idea requiera muchos recursos y necesite varias reuniones y diagramas, pero en esencia las buenas ideas se cuentan rápidamente y de la misma forma se entienden. Si tiene una idea con estas características es muy probable que su semilla germine fácilmente.

Por la misma razón, no se preocupe si quería sembrar peras y le germinaron manzanas, o pensaba que todo el mundo iba a apoyar su idea y al final no resultó como esperaba.

Creación de proyectos inspirados en agricultura sostenible | Aldeanos Digitales
De hecho podemos decir que en estos años hemos “germinado” huertas de música publicitaria, juegos para celulares, assets para videojuegos y servicios digitales, pero con el tiempo nos inspiraron otras cosas y dejamos de “regarlas” (o sea seguir produciendo cosas para que siguieran comprando). De acuerdo con esta analogía de la agricultura sostenible, los frutos de esas ideas consumían más tiempo del que queríamos dedicarles y preferimos sembrar otras ideas como el hospedaje, los productos digitales y la fotografía documental, que con el tiempo han ido floreciendo.

Para cerrar, la agricultura sostenible y sus proyectos funcionan muy bien si considera la diversidad por encima de la producción industrial.

Creación de proyectos inspirados en agricultura sostenible | Aldeanos Digitales
Que puede explicar fácilmente la diferencia entre ser feliz y ser millonario. Una idea que busque satisfacer una demanda masiva va a requerir varias personas para mantener la oferta, pero da más plata; en cambio pequeños proyectos que apunten a pequeños mercados tiende a ser más sostenible, o al menos requiere menos recursos para que funcionen sin mucho mantenimiento. Los entendidos en el tema de agricultura sostenible llaman a esto “policultivos”, que es crear sistemas de producción agrícola creando relaciones complementarias entre varias especies del mismo cultivo.

Así sin entrar en detalle es fácil darse cuenta de cómo la naturaleza tiene una cantidad de componentes y herramientas que podemos aplicar a nuestros proyectos no agrícolas con resultados prometedores. De pronto es que hoy en día se nos ha olvidado que en esencia es la naturaleza la que siempre nos ha inspirado, y estamos más acostumbrados a pensar que el desarrollo y el progreso es crear herramientas para controlarla.

Categorías: Inspiración y Tienda Online.

Comments