Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

¿Cómo el Coronavirus puede afectar al turismo?

En: Opinión

El Coronavirus se ha convertido en un tema de conversación cotidiano y obligado por obvias razones, destacando su especial área de contagio en la desinformación y los medios de comunicación.

Igual el punto aquí no es cuestionar su gravedad ni alimentar el pánico colectivo alrededor del tema, sino más bien proyectar algunos escenarios que se están presentando como parte de la adaptación global a la amenaza del Coronavirus.

El turismo y el entretenimiento son dos industrias que van a sentir los síntomas económicos del Coronavirus

Digamos que no todo el turismo y el entretenimiento representan un riesgo inminente para la población en términos de contagio porque no todos los eventos relacionados con entretenimiento y turismo son masivos.

Porque claro, el virus se puede propagar más fácil cuando hay muchas personas juntas en un espacio determinado. De ahí que la capacidad de carga de un lugar o su ocupación puede ser un factor determinante para saber qué tan «seguro» puede ser un lugar turístico.

Saber qué tan seguros podemos estar fuera de nuestra casa es la clave para pasear con tranquilidad, de lo contrario es mejor no salir. ¿Pero por cuánto tiempo?

Recomendaciones que podemos dar a quienes estén buscando actividades turísticas durante esta fase de propagación y control del Coronavirus

Todavía no se sabe con certeza cuándo podríamos pensar de un «regreso a la normalidad» alrededor de este tema del Coronavirus pero sí podemos asegurar que el pánico y la desinformación se están apoderando cada vez más de nuestras actividades cotidianas.

Y como estamos vinculados al turismo nos parece importante compartir algunas recomendaciones para quienes salen a pasear, porque dependiendo del destino podemos estar solucionando o complicando más la situación y en estos casos la salud depende tanto de los huéspedes como de los anfitriones:

1. Buscar lugares poco «densos»

Es decir lugares donde haya pocos alojamientos y ojalá un buen espacio entre cada uno de ellos. Recuerde que los espacios públicos son puntos álgidos de contagio pero si hay suficiente espacio en estas áreas debería reducirse el riesgo.

2. Dedicarle un interés especial al aseo

Como anfitriones dedicamos un buen tiempo al aseo general de las instalaciones y lavamos estrictamente hasta el último rincón para que quienes lleguen a hospedarse sientan que el lugar está prácticamente para estrenar. Pero sabemos que para los huéspedes el descanso implica a veces no pensar en ciertas actividades domésticas (como lavar los platos) que en este momento se hacen casi necesarias, con lo cual tratemos de minimizar la creación de puntos de posible contagio dejando el lugar lo más aseado posible.

3. Comunicar con antelación cualquier posibilidad de riesgo

Creo que una de las cosas incómodas de este tipo de virus es que un estornudo o cualquier síntoma de gripa puede desatar pánico en las personas alrededor. Si coincide que tiene gripa o síntomas de alguna enfermedad antes o durante su estadía por favor informe a los anfitriones para que podamos tomar las precauciones necesarias.

A %d blogueros les gusta esto: