Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

¿Cómo saber si mi idea o proyecto es viable?

En: La Guía

Es emocionante cuando alguien le garantiza que tiene un proyecto viable, es decir que tiene los recursos, el tiempo y el presupuestos para llevarlo a cabo. Como independiente no hay nadie que se lo diga salvo su propia intuición, lo cual coloca una cantidad de barreras innecesarias y en su mayoría emocionales que probablemente dejarán su idea en la lista «de esas cosas que siempre ha querido hacer». Y que no hará.

«Jugamos como nunca pero no ganamos, como siempre.» Una frase criolla donde aprendimos a capitalizar el fracaso.

Conversando con un ex-colega y gran amigo que trabaja en una agencia digital noté que después de tres años de no militar en el mundo corporativo, el efecto de contratar Business Analysts y Project Managers para garantizar la estabilidad de un proyecto vs. el resultado de trabajar horas extras y fines de semana para que el proyecto no colapse, no ha cambiado.

Por ende parece que es todo un arte esto de identificar un proyecto viable. Ahora imagínese usted con esa idea que «siente» que es buenísima pero ve posible en ningún universo paralelo, y menos solo.

Gracias a la experiencia que hemos adquirido del fracaso vamos a desatorar ese embudo con solo 3 ingredientes, para que después no diga que en la Internet no le dicen cómo hacer un proyecto viable.

Antes que nada hay que tener en cuenta que somos culturalmente «cortoplacistas» por una mal hábito que estimuló el narcotráfico de los años 80 y las noticias de Geeks que se hacen millonarios de los años recientes.

Para hacer la historia corta, un proyecto viable requiere tiempo. Determinar en este punto cuánto tiempo se necesita para desarrollar un proyecto de éxito sería impreciso porque no tenemos clara la idea, y tanto el proceso de aterrizar la idea en el mundo real como hacerla adaptable a los cambios naturales en ese aterrizaje, va a tomar tiempo.

Más allá de las enseñanzas orientales y frases en Facebook -supuestamente del Dalai-Lama y otras celebridades espirituales- el tiempo es una especie de «caldo de cultivo de ideas», y como la idea no tiene una forma concreta para ser un proyecto viable es bueno tener una buena provisión de caldo.

Por cierto, la paciencia es la capacidad de entender que el tiempo no corre. El que corre es uno y muchas veces sin saber para dónde.

Ya que tenemos el tiempo como el ingrediente base para crear un proyecto viable vamos con los dos: El esfuerzo y los resultados.

El esfuerzo no es más que lo que tiene que hacer o debe hacerse para que el proyecto se haga realidad, y los resultados la consecuencia de ese esfuerzo. Un proyecto viable más allá del amor al arte, es aquel donde los resultados compensan y/o superan el esfuerzo invertido en el menor tiempo posible.

En Aldeanos Digitales creamos una herramienta sencilla pero muy útil para identificar un proyecto viable.

Es la relación entre tiempo, esfuerzo y resultados. Funciona de la siguiente manera:

Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad - Como hacer un proyecto viable

Una sencilla y práctica matriz para identificar un proyecto viable.

El objetivo es pensar en un proyecto y más o menos calcular lo que se necesita para hacerlo realidad sin importar el presupuesto o los recursos. El esfuerzo es relativo porque hay cosas en las que usted es mejor que otras personas y viceversa, lo importante es que desde su punto de vista pueda identificar si es mucho o poco esfuerzo.

Ahora, ¿para qué se esfuerza si no va a obtener los resultados que busca? piense en los resultados que espera con ese proyecto (si son pequeños o grandes), que igual van a crecer con el tiempo y la disciplina. Este análisis va a colocar su proyecto en uno de los 4 cuadrantes (A,B,C,D) y le dará una idea del tiempo ideal para desarrollarlo. Como mencionaba anteriormente, ningún proyecto estable y legalmente establecido es altamente rentable en el plazo inmediato.

Recomendaciones adicionales

  • Si logra ubicar su proyecto en el cuadrante «D», es definitivamente un proyecto viable.
  • Un proyecto en el cuadrante «B» evoluciona naturalmente a un proyecto tipo «D» ya que con el tiempo tiende a funcionar de manera autónoma.
  • La constancia y la disciplina harán que un proyecto en el cuadrante «C» evolucione naturalmente a «D».
  • Si un proyecto se ubica en el cuadrante «A» no es viable. Considere re-plantearlo para ubicarlo en otro cuadrante.
  • En general no hay ideas ni proyectos malos, solo mal ubicados o con poco tiempo para hacerlos.

¿Tiene una idea que quiere convertir en un proyecto viable? haga el ejercicio y cuéntenos cómo le fue 😉

A %d blogueros les gusta esto: