¿Estamos apoyando la corrupción cuando hacemos mercado?

En: Revoluciones colectivas

Reducir la corrupción en Colombia no es una tarea fácil y va mucho más allá de los hechos históricos que están sucediendo actualmente en el país.

De hecho, reducir la corrupción depende en gran parte de nosotros los ciudadanos porque de manera directa e indirecta las estrategias que acuden a la corrupción para llevarse a cabo tienen como objetivo satisfacer la demanda creciente de productos y servicios que consumimos a diario.

Este artículo está inspirado en un vídeo de La Pulla donde explican un complejo sistema donde parece que estamos apoyando de alguna manera una cadena de corrupción enorme que está arrasando con la amazonía, etc. Y nosotros acá todos ingenuos comprando carne.

Una forma de reducir la corrupción de raíz está en el consumo consciente de productos y servicios

Como el consumo es el objetivo de la cadena de producción, ser conscientes y elegir a quién le compramos cambia radicalmente los objetivos de quién nos está vendiendo. En otras palabras si usted logra entender la importancia de comprarle a productores locales en sus propios negocios en vez de la comodidad de un almacén de cadena extranjero, pues no van a estar arrasando territorio protegido y suelo propio con ganado y monocultivos para satisfacer nuestra demanda, y más bien fortalecemos nuestra economía local.



En este mundo moderno en que vivimos usted puede tener argumentos muy sólidos para defender lo que sea, pero llega un experto y le dice «lo que pasa es que esto es un negocio» y parece que no hay argumento que pueda con eso.

Precisamente, para reducir la corrupción lo primero que hay que hacer es ser consciente de todos estos pequeños eslabones en la gran cadena de corrupción/producción/consumo para que deje de ser negocio para algunos y se convierta en buen negocio para otros, en este caso los productores locales. De colombiano a colombiano.

O por otro lado puede dejar de comer carne, lo cual es una iniciativa válida pero realmente no va a reducir la corrupción y pues tampoco podría promoverla porque no soy vegetariano. Simplemente se me ocurrió que esta puede ser una buena revolución colectiva.