Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Guía para comprar un lote para su casa campestre

En: La Guía

Comprar un lote con vista espectacular, nacimientos de agua, bosque nativo y tierra fértil donde podrá sembrar vegetales orgánicos para venderlos en el pueblo que queda a 5 minutos caminando es posible, solo que vale más de lo que imagina. Muchísimo más.

Son varios factores los que hacen que hoy en día comprar un lote en Colombia sea literalmente una ruleta

Citando a un personaje que nos iba a vender un lote hace años que me decía “El engaño está a la vista” y soltaba la carcajada, se me hizo gracioso también hasta que me enteré de que el tipo no era el dueño. Algo tan simple como la ingenuidad citadina para negociar con una persona con todas las “mañas” del campo en el buen sentido de la palabra puede traer bastantes dolores de cabeza.

Por eso, y basados en nuestra experiencia desde que iniciamos con este proyecto hace 5 años más el hecho de haber sobrevivido a la letra pequeña con la que se escribe el universo rural, queremos compartir lo que se puede llamar una guía práctica para comprar un lote en Colombia. Si está en este plan nos lo va a agradecer 😉


Antes de comprar un lote es importante tener al menos una noción de lo que quiere hacer en el predio, no muy detallada pero que abarque la relación que usted y su proyecto van a tener con el entorno.

Lo cual puede resolver fácilmente respondiendo estas preguntas:

  1. ¿Es un proyecto de vivienda permanente o para fines de semana?
  2. ¿Lo va a habitar usted con su pareja o tienen hijos y familiares que se le miden a compartir el espacio?
  3. ¿Tiene pensado sacarle provecho (mejor dicho plata) al lugar de alguna forma en el corto o largo plazo?
Dependiendo de las respuestas puede ubicar su proyecto en la siguiente gráfica teniendo en cuenta que:

  • Entre menos tiempo permanezca en la propiedad es más propensa al abandono, que está asociado al deterioro de la construcción y al vandalismo eventual de personas que circulan en los alrededores.
  • Entre menos personas habiten la casa va a necesitar menos espacio, por ende la intervención es menor, más barata y menos invasiva.
  • Si va a poner a producir el lote, entre más retirado esté de las vías de acceso la inversión en logística (transporte de materiales y alimentos, puntos de acceso a servicios públicos) tiende a incrementarse notablemente.
NOTA:Si sus respuestas tienden a acercarse al centro de la gráfica significa que su proyecto es ideal desde el punto de vista sostenible, económico y sobre todo legal en términos de adquisición de licencias y acceso a servicios públicos.


Teniendo esto claro, si va a comprar un lote es importante que tenga en cuenta los siguientes factores (en cualquier orden):

El precio de un terreno depende de su Valor de Uso

“¿Y ese pedacito de tierra vale todo eso?”

Comprar un lote en Colombia para Tiny House | Aldeanos DigitalesPara escoger y comprar un lote debe ponerse en los zapatos de una persona que vive en este entorno y reconoce el valor del terreno de acuerdo a su uso tradicional. Un lote tiene varios usos y en el campo por lo general se usa para ganadería y agricultura, por ende el precio del terreno depende de qué tan acondicionado está para estas actividades. En otras palabras, un terreno lleno de pasto sin bosque y con fuentes naturales de agua tiende a valer tres veces más que un terreno lleno de árboles.

En teoría, el terreno tiene el potencial para que usted recupere lo que va a invertir en él.

El entorno debería ser lo que más influye en el diseño de su casa

“Cuando el diseño es muy bonito pero se ve muy feo”

Comprar un lote en Colombia para Tiny House | Aldeanos DigitalesExisten dos tipos de casa campestre cuando uno va mirando la carretera: La que uno ve y siente como si el bosque se la hubiera regalado a sus dueños, y otra que da la sensación como de que pusieron una EPS o una Caja de compensación en medio de un potrero.

El diseño arquitectónico (en mi humilde opinión) debería extender de manera responsable la estética del entorno, lo cual involucra aspectos como los materiales, el tamaño y la forma de la casa. La casa de los sueños se va a ver hermosa en un render pero no necesariamente genera una sensación “natural” en el entorno, apreciación a la que uno puede llegar un poco tarde, es decir cuando la casa ya está construida. Si nosotros hubiéramos sido conscientes de este aspecto antes de construir nuestra Tiny House no la hubiéramos hecho cuadrada por ejemplo, porque los cubos son figuras bastante escasas en la naturaleza.

E intervienen muchos otros factores como el clima, la irradiación solar y las lluvias que si se consideran ANTES de buscar el lote le ahorrarán bastantes imprevistos después. De hecho escribimos sobre estos factores hace un tiempo.

Cada municipio tiene su propia ley

“¿Y por qué al él sí y a mi no?”

Comprar un lote en Colombia para Tiny House | Aldeanos Digitales

Ya quisiera uno haber nacido en el campo para adquirir tanta sabiduría y amor por su tierra. Me les quito el sombrero.

Como citadinos estamos acostumbrados a filas, trámites y ventanillas pero en el campo los procesos pueden o suelen ser menos formales. Ahora, si usted llega a un municipio donde nadie lo conoce y pretende que lo reciban con un desfile en el parque principal por que viene de la ciudad puede pegarse una “estrellada” monumental, ya que las reglas que definen el equilibrio social y cultural de un municipio son muy diferentes a la ciudad. En un pueblo la gente se conoce, son incluso familiares en la mayoría de los casos y por más terreno que haya comprado usted siempre jugará de visitante.

Una gran lección que hemos aprendido en el tiempo que llevamos viviendo en un entorno rural es que no se debe juzgar el libro por la caratula y que las personas en el campo son muchísimo más “gente” que las personas de afuera, ya que cuentan con una serie de valores tradicionales que son por mucho más transparentes y auténticos que los que aprendemos en la ciudad. Claro, por las buenas.


En general, al vivir fuera de la ciudad es más lo que tiene para aprender que lo que puede enseñar, y por más lejano que quiera su terrenito igual tiene un precio, un dueño que lo vende y pertenece a un municipio. Por eso nos pareció importante compartir estas experiencias que quizás le quiten un poco de romance al idilio de la cabañita en medio del bosque, pero son ciertas. Las ilusiones suelen ser perfectas en nuestra mente pero al mezclarse con la realidad se tornan viscosas.

A %d blogueros les gusta esto: