Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Cómo crear su propio negocio sin invertir un solo peso

En: La Guía

Crear su propio negocio sin invertir un peso suena de entrada a una de esas frases intrigantes que terminan en una reunión de Marketing Multinivel, aunque no tiene que ser siempre así. En el tiempo que llevamos construyendo esta Guía para vivir y trabajar fuera de la ciudad hemos desarrollado varios negocios, los cuales se mantienen vigentes gracias a la combinación balanceada de tres componentes:

«Una vocación clara, mucho tiempo, poco presupuesto y mínimo esfuerzo»

Y se nos ocurrió que incluso es posible crear su propio negocio sin invertir un solo peso.

Ya que una conclusión de quienes nos aventuramos a ganarnos la vida por nuestra cuenta es que ser independiente es muy difícil, o que la frustración tiende a superar -al menos al principio- la satisfacción de vivir trabajando en lo que nos gusta, vamos a cambiarle la cara a este tema con tres cosas que encontramos en nuestros proyectos y que pueden inspirarlo a desarrollar los suyos:


El truco: encontrar su verdadera vocación.

Crear, construir, diseñar o cambiar las fichas por un balón de fútbol.
Desde niños interpretamos las herramientas de manera diferente inspirados por nuestra vocación.

Pese a que nos enseñaron desde niños a soñar con lo que queríamos ser cuando fuéramos grandes, la vocación es un concepto más contundente que el anhelo de ser astronautas, bomberos o médicos. La vocación es realmente una acción que acompaña de manera transversal muchas cosas que crea o resuelve en su vida, y que en cierto modo define su propio estilo. Algo así como ser médico por la vocación de reparar, o ser fotógrafo por la vocación de integrar.

La importancia de dedicar tiempo a encontrar nuestra verdadera vocación nos abre una cantidad enorme de posibilidades para crear cualquier tipo de negocios, independiente de la profesión que tenga. Una vez la encuentre se dará cuenta de que su experiencia profesional podría funcionar muy bien como una herramienta para su nuevo negocio, en vez de ser la rutina que deberá mantener hasta que se pensione.


Siguiente paso: Convertir su vocación en negocio

Una vez la tenga clara con su vocación, piense en cómo obtener beneficio al ponerla en práctica. El concepto de negocio está usualmente asociado al dinero, pero un negocio no siempre es «saludable» porque gane mucha plata. La clave en este punto es aprovechar la gran cantidad de oportunidades que encuentra al descubrir su vocación y aplicarla, no necesariamente como un servicio profesional sino en cosas cuyo beneficio primario sea su satisfacción, bienestar o como lo quiera llamar.


El paso final: Haga que otras personas se enteren de lo que está haciendo

Hoy en día vivimos en una época del mundo donde las personas capitalizan su capacidad de compartir, de manera que no necesita invertir en publicidad y marketing para contarle a sus amigos su nuevo proyecto en redes sociales. Obviamente no es que la gente va a llegar a contratarlo ni a comprarle cosas con los billetes en la mano como en las caricaturas, lo importante es que logró conectar su vocación con una actividad afín que le produce satisfacción. De ahí en adelante es cuestión de dedicación (lo cual ni se siente porque está en lo suyo) y paciencia para que una de tantas consecuencias de estar alineado con su vocación sea recibir ingresos económicos.

A %d blogueros les gusta esto: