Cuidar los páramos: Un cliché que se vuelve urgente

En: Opinión

Cuidar los páramos es el típico mensaje que recibimos cuando visitamos pueblos de tierra fría, cuando celebran el día del água o cuando se hace público el intento de una empresa minera por arrasar con áreas inmensas de este tipo de ambiente.

Pero en general no hacemos mucho por cuidar los páramos salvo visitar parque natural y presumir en redes de lo guerreros y conscientes que somos sobre nuestra relación con la naturaleza (con una botella de plástico para tomar agua sagrada de la laguna).

Lo cual es comprensible porque realmente no sabemos cómo cuidar los páramos, de hecho no sabemos muy bien por qué es urgente cuidarlos en este momento. Este artículo salió de dos apreciaciones que tuve entre ayer y hoy: Una, la gran sequía que atraviesa Mexico en los últimos días y dos, el invierno en el que andamos que hizo que el río frente a la casa subiera de nivel. Y pensaba que el agua es finalmente la misma, solo que se retiene o sigue su camino dependiendo de la geografía del lugar.

Los páramos y la vegetación en general son los que retienen el agua con la que vivimos, si no cuidamos los páramos pues tendremos que comprar agua de afuera. ¿Se imaginarán lo que nos podrían cobrar por el agua con toda la corrupción que la adorna?

Cuidar los páramos desde una perspectiva estratégica

Cuidar los páramos | Aldeanos Digitales

Gracias a lugares como este es que podemos sacar agua del grifo. Desde aquí el agua viaja por túneles de 40km de largo hasta llegar a los embalses que abastecen las ciudades.

Porque para ser amigables con el medio ambiente y asegurar un futuro para nuestros hijos hay cientos de campañas e inicitivas, que la verdad no sé hasta qué punto sean efectivas. El tema de cuidar los páramos lo veo como una estrategia, lastimosamente para que en el futuro no nos cobren el triple por un recurso (el agua) que hoy producíamos fácilmente gracias a los páramos. Algo así como si nos tocara pagar un tinto colombiano a precio europeo pero sin salir del país.

Y para cuidar los páramos podemos hacer algunas cosas, una de ellas es no visitarlos mucho. El propósito de los parques es que los visitemos para apreciar y respetar estos entornos, pero el negocio realmente es que vayan muchas personas y el entorno de los páramos es especialmente frágil dando como resultado un desequilibrio que tarde o temprano se traduce en menos agua. Y salga a importar de otro lado.

Y aparte de una solución tan pendeja como no ir con frecuencia ¿Se puede hacer algo más?

Tengo entendido que sí pero desde las oficinas, visibilizando su importancia con entidades ambientales y desafortunadamente en ámbitos donde prima la plata sobre el valor del entorno, en especial si le pueden meter ganado o monocultivos.

De resto en la medida que sigamos creyendo que un páramo queda muy lejos y es irrelevante para nuestra vida cotidiana, estaremos sembrando irónicamente un futuro muy cercano donde paguemos carísimo un recurso que a pesar de todos los mierderos sociales y económicos nos mantiene como un país privilegiado a nivel mundial en recursos naturales. México también lo fue.