Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Esta es la guía de AirBnB para colombianos

En: Inspiración

Sin duda AirBnB es uno de esos «cabezazos» que han revolucionado nuestra forma de conocer el mundo, y a pesar de generar un poco de resistencia por parte del sector hotelero (y que confirma porqué es un servicio tan bueno) nos ha permitido como huéspedes y anfitriones tener un contacto más personal con los lugares que visitamos y a la medida de nuestro presupuesto.
Hace poco nos aventuramos a prestar el servicio de hospedaje en AirBnB con un par de cabañas para el fin de semana y hemos contado con la grata sorpresa de recibir huéspedes increíbles, sin embargo hay varias cosas que queremos compartir alrededor de nuestra experiencia como anfitriones que le pueden servir como referencia en caso que usted también desee vincularse a AirBnB, ya sea como anfitrión o como huésped y en especial como colombiano. Esta guía cuenta con todo lo necesario para que encuentre y ofrezca el espacio ideal para compartir y obtener ingresos adicionales.

AirBnB. ¿Y eso cómo es?

AirBnB es una idea de negocio que cabe dentro del concepto de consumo colaborativo -les dejo el link por si les interesa profundizar en el tema-, pero en esencia es simple: usted tiene una habitación, apartamento, casa, finca o un espacio que no utiliza y quiere habilitar para hospedaje. Usted publica este espacio en AirBnB y le gestiona absolutamente TODO lo relacionado con el alquiler de su espacio, de manera que usted no hace sino entregar las llaves, recogerlas al final de la estadía y recibir el pago en su tarjeta débito. De igual manera si usted quiere hospedarse en algún lugar solo tiene que buscar el destino, las fechas y de ahí en adelante puede escoger entre una cantidad enorme de opciones, de espacio, de tiempo y de precio. Usted paga directamente en el sitio y el anfitrión como acabo de mencionar le entrega las llaves y las recoge. No puede ser más simple para ser honesto, pero sí puede ser un poco más complicado porque como colombianos tenemos algunos hábitos culturales que hay que tener en cuenta (por eso les dije que es una guía super completa, a prueba de mañas) y que si los consideramos ANTES de ofrecer el servicio de hospedaje son completamente manejables.

No todos los colombianos tenemos una cultura de compras con tarjeta de crédito, de manera que muchas personas quieren hospedarse pero prefieren pagar por otro medio y puede ser un inconveniente con AirBnB, ¿Por qué?

«Si usted quiere convertirse en anfitrión, es la experiencia en el lugar que ofrece la que realmente determina el precio.»
Pues porque si no pagan por el sitio no se concreta la reserva en AirBnB, o sea que la reserva no existe; pero sucede que sí existe porque usted se las arregló para que le paguen en efectivo (que por cierto es MUY mala idea) y mientras usted negociaba con este huésped llega otro con tarjeta de crédito y reserva. Si usted llega a tener ese tipo de conflictos de calendario lo pueden penalizar y multar en AirBnB si cancela una reserva ya pagada, o le tocaría quedarle mal al que le paga en efectivo, y ahí es donde mantener el negocio del hospedaje puede complicarse. El reto es que AirBnB en su lógica de negocio (y que me parece una excelente medida) bloquea toda la información de contacto que usted pueda compartir por correo dentro del sitio, entonces si usted va y pone como «le dejo mi celular para que negociemos por aparte» y todo eso, no le van a aparecer esos datos al que le está preguntando por el hospedaje. Entonces toca buscar medios alternativos (¿sí ven a lo que me refiero con los colombianos?) para que le puedan pagar sin tarjeta de crédito. En nuestro caso tenemos una página en Facebook que referimos desde AirBnB para gestionar este tipo de pagos, y lo hacemos por dos razones fundamentales:
  • Porque SIEMPRE verificamos quién es el potencial huésped que vamos a recibir y Facebook nos da una aproximación suficiente de esa persona.
  • Porque NUNCA recibimos dinero de hospedaje en efectivo. Puede sonar radical, pero nos permite filtrar naturalmente el tipo de huéspedes que queremos recibir por varios casos que hemos tenido y que les cuento más abajo.

El asunto es que identificamos una delgada línea que marca la diferencia entre un fin de semana de descanso y una moteliada.

En nuestro caso particular las cabañas tienen la vocación de ser un lugar de descanso y como anfitriones, más que alquilar un espacio para dormir ofrecemos una experiencia de total descanso para nuestros huéspedes. Ese objetivo se ve reflejado en detalles tan simples y significativos como llevarles la comida a la cabaña, diseñar un menú para vegetarianos y no vegetarianos, prenderles la fogata, etc. y obviamente en el precio. Este dato es importante porque si usted quiere convertirse en anfitrión, es la experiencia que los huéspedes viven en su espacio la que realmente justifica lo que pagan por él. Mírelo como huésped: llega usted y paga qué sé yo, $120000 la noche por una habitación muy bonita con vista al mar, llega mamado de viajar y trabajar todo el día en la ciudad, y lo reciben con música a todo taco en la sala y en una recocha la berraca. Puede ser muy sabroso si lo invitan a la fiesta obviamente, pero si no me garantizan que voy a poder descansar en el lugar que voy a alquilar, a lo mejor no pagaría los 120 sino menos, o ni me quedaría ahí. Ahora, en el caso del «uso» de las cabañas sería intransigente decir que no se puede «moteliar» en las cabañas porque finalmente lo que pase de puerta para adentro no es nuestro problema, pero si viene alguien y le dice «es que tengo una amiga que quiero llevar a la cabaña pero no me puedo quedar a dormir, yo le pago 50 allá mismo y todo bien» que ya nos ha pasado, pues no. AirBnB incluso tiene una sección que se llama «Normas de la casa» que es un listado de cosas que usted como huésped debe aceptar antes de hospedarse, pero cuando por cualquier razón no puede gestionar el pago por AirBnB le toca lidiar con este tipo de imprevistos.

Cuando usted hospeda o se queda en un lugar hay un intercambio de dinero que tarde o temprano se gasta, pero su reputación como huésped o como anfitrión se mantiene.

Puede parecer innecesario recalcar la importancia de «portarse bien» cuando somos anfitriones o huéspedes de alguien, sin embargo es lo que realmente nos queda de la otra persona cuando la experiencia de compartir tiempo y espacio en un lugar ajeno termina. No soy nadie para decir cuál es el comportamiento ideal de un huésped, pero sí tengo bien claro que el único lugar donde le toleran a uno las mañas y las pataletas es en la casa, y por más plata que usted pague NO está en su casa. Hemos tenido cualquier cantidad de experiencias con nuestros huéspedes y afortunadamente con AirBnB han sido 100% positivas. Las negativas más prefiero llamarlas incómodas, quizás por no tener una referencia de la persona que busca quedarse un tiempo en la finca y por ende quedar expuestos a imprevistos, pero en general ha sido muy agradable poder compartir tiempo de calidad.

Es por eso que creamos esta lista con los puntos claves a tener en cuenta si algún día desea aventurarse como anfitrión en AirBnB:

  • Tenga claro el precio del espacio a arrendar vs. el costo de hospedar
  • Es decir, si usted va a colocar un precio bajo para recibir más personas es posible que venga mucha gente, pero va a ser más difícil mantener el espacio en perfectas condiciones para el próximo huésped (en especial la lavada de lencería y baños). Además, entre más bajo el precio es más probable que las personas busquen el espacio para «escaparse», más no propiamente del caos de la ciudad. Esto no es una regla, lo digo por la experiencia propia que hemos tenido con las cabañas. Y si le sube mucho el precio pues no le llega nadie.

  • Encuentre la vocación de su espacio
  • Si usted vive en el centro de la ciudad en un sector de negocios, adecúe su espacio para recibir sobre todo personas que vayan a hacer negocios a la ciudad (con un buen servicio de Internet, servicio de lavandería, escritorio, etc.). Si vive más bien retirado de la ciudad (como nosotros) piense en cómo lograr que sus huéspedes obtengan lo mejor de la ciudad (comodidad, electricidad, buen baño, bicicletas, etc.) sin dejar de lado el privilegio de estar en el campo.

  • SIEMPRE conozca un poco más sobre su huésped antes de hospedarlo
  • Usted define qué tan riguroso quiere ser con este punto, pero sí recomendamos que lo haga siempre y que sea una condición para aceptar un huésped en su casa o el espacio que vaya a arrendar. Recuerde que la reputación suya y de su huésped están en juego y son claves para darle continuidad al negocio, además de ser una buena práctica si no quiere que le recuerden el onceavo mandamiento.

  • Trate en lo posible de NO recibir dinero en efectivo
  • La razón es muy sencilla: es muy incómodo tener que lidiar con personas que les gusta regatear a la salida (es decir cuando ya se hospedaron) o peor aún, con los que se creen ninjas y desaparecen sin dejar rastro, que no es una maña propia del colombiano sino del ser humano. Si usted combina este punto con el anterior, básicamente está dando pié a que le metan «el gol», y el negocio de la hospitalidad es tan serio como delicado.

  • Usted como anfitrión debe ser su mejor huésped
  • Antes de publicar su espacio en AirBnB haga el ejercicio de pasar una noche en el lugar y entienda un poco cómo se puede sentir su próximo huésped, notará que le van a faltar detalles muy sutiles que mejoran radicalmente la calidad del servicio que va a prestar, sus huéspedes se lo van a agradecer y con el tiempo puede incrementar el precio. Tan sencillo como una almohada extra, sábanas limpias, un jabón nuevo o un rollo de papel higiénico dicen mucho del interés que usted tiene porque sus huéspedes se sientan como usted quisiera sentirse en otro lugar.

Y obvio las cabañas, porque de alguna parte tiene que salir tanta carreta:

Cabaña rústica perfecta para descansar al máximo

Guasca, Cundinamarca, Colombia

Lugares de interés: increíbles vistas, Laguna de Guatavita, Capillas de Siecha, Lagunas de Siecha, Termales de Guasca, Petroglifos Muiscas. Te va a encantar mi lugar debido a la gente, el ambiente …

Cabaña para 2 – cerca a termales

Guasca, Cundinamarca, Colombia

IMPORTANTE: NO recibimos dinero de hospedaje en efectivo. Si buscas un fin de semana tranquilo rodeado de naturaleza y tranquilidad, definitivamente querrás quedarte aquí. Tiene cocina, baño priva…

A %d blogueros les gusta esto: