Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

La zona de confort es una estrategia de marketing

En: Opinión

La zona de confort es una compleja configuración de la vida a donde todos queremos llegar pero una vez lo logramos la tenemos que abandonar porque por alguna razón tratan de convencernos de que «la vida comienza cuando salimos de la zona de confort».

Más que contradictorio, es ridículo.

Lo cual me hace pensar que la zona de confort se ha convertido en una estrategia de marketing para activar una serie de productos y servicios que ayudan a hacer confortable un camino que no lleva a ningún lado

La Zona de confort es una estrategia de marketing | Aldeanos Digitales

Muchas personas dejan su zona de confort para conocer el mundo y con el tiempo ya no se «amañan» en ningún lado.

De repente si tenemos un trabajo estable, nos damos gustos y tenemos tiempo para invertir en nuestro bienestar pero a la vez nos aburre la rutina entramos en la zona de confort, y la solución está en mandar todo pa’ la mierda y «conquistar el mundo».

Mientras sigamos entendiendo el confort como una zona (es decir un área geográfica) no vamos a salir de la paradoja de crear una zona de confort para ser feliz y tener que salir para buscar la verdadera felicidad a través de la incomodidad y el sufrimiento

Por lo siguiente: El confort no es una zona, es un estado cuyo nivel lo determina única y exclusivamente usted. Yo sé que su familia y amigos tienen una gran sabiduría para aconsejarlo en su relación de pareja, con sus inversiones o con su idea de proyecto, pero ellos nunca podrán decir con exactitud qué es lo más confortable o lo más cómodo para usted porque están interpretando su vida desde el punto de vista de ellos, y usted saca sus propias conclusiones bajo la influencia de esa interpretación.

¿Cómo saber en qué estado de confort me encuentro?

Obviamente no soy psicólogo ni especialista en ninguno de estos temas pero sí puedo decir que a veces a uno le dan ganas de hacer cosas y otras veces simplemente contemplarlas; es como si la felicidad tuviera un estado pasivo para reflexionar o «rumiar» información, y otro activo donde uno se pone a hacer vainas.

Pensaría que el estado de confort es aquella combinación personal e intransferible de su vida donde puede usted alternar entre la felicidad pasiva y la activa, que los demás aprendan a respetar o que por lo menos no lo jodan.

Y que gracias @flakitalop por echarle tinto y Pielroja al asunto 😉

A %d blogueros les gusta esto: