Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Lagunas de Siecha, un tesoro oculto en las montañas de Guasca

En: Inspiración

Guasca, al igual que otros municipios que albergan grandes riquezas naturales, es un lugar que hipnotiza, que enamora y que oculta una belleza digna de venerar.

Es una dama de frías faldas, una tímida mujer que con recelo cuida sus tesoros; por lo que muchos la han visitado y pocos la conocen. Se necesita tiempo y tener los ojos bien abiertos para advertir que en este lugar lluvioso y con clima paramuno existen riquezas que pueden dejarlo absorto y en una perplejidad profunda y casi genuina.

 

Lagunas de Siecha en Guasca

Campesino cosechando fresas en el Sector de Paso Hondo. Fotografía de Tatiana Medina Botero

 

En Guasca habita gente trabajadora, con costumbres muy arraigadas que a comparación de la Calera o Sopó, aún se conservan casi intactas. Gente que aún trabaja en el campo, que construye territorio, que lucha por protegerlo ya que es una zona muy vulnerada por la abundancia de agua que nace allí.

 

Aunque este municipio de Cundinamarca se consolidó como pueblo por el asentamiento de los Muiscas mucho antes de ser colonizado por los españoles, impera en su cultura el adoctrinamiento católico.

Cerca al camino hacia las Lagunas de Siecha, en la Vereda San Isidro se levantan impetuosas las ruinas de las Capillas de Siecha, que según algunas hipótesis planteadas en el libro <<Historia de Guasca>> fue regentada por los dominicos en la época de la colonia. Curiosamente muy cerca encontraremos un verdadero santuario de adoración para los Muiscas.

 

Capillas de Siecha

Vista lateral de las Capillas de Siecha en Guasca. Fotografía de Tatiana Medina Botero

 

Lagunas de Siecha, tres espejos de agua que armonizan el paisaje

Luego de una caminata de casi 1 hora desde la cabaña del Parque Natural Chingaza ubicado en el sector de Paso Hondo, acogido por las montañas – las guardianas del territorio – se oculta un santuario que representó para los Muiscas un lugar de peregrinación, de festejo, en el que depositaron sus ofrendas en rituales donde hacían tributo a la vida y la fertilidad.

Encuentro con la Laguna América

Al ascender a los casi a los 3500 m.s.n.m, resguardada por frailejones erguidos a casi 5 metros de la tierra, está la Laguna de América. Siendo está la más pequeña de las tres cautiva al que por primera vez se encuentra de frente con la historia de la Leyenda del Dorado, el saqueo de los españoles y la fuerza con la que se aferra el páramo para mantener un equilibrio que por muchos años amenazó con perderse.

 

Lagunas de Siecha - Laguna de Sur América

De las lagunas de Siecha, la Laguna América es la primera que se ve. Fotografía de Tatiana Medina Botero

 

Fausto, la laguna madre de los tejidos

“Esta Laguna es madre de los tejidos , ella es la madre espiritual de los vestidos, es como la ropa espiritual, aquí venían los ancianos a revestirse de sabiduría, aquí  es donde hay que cuidar más la madre, su pureza y su claridad, es tejido espiritual para recibir los bastones del poder espiritual de los mamos. Ella tiene el poder de la sabiduría de los mamos, si no aprendemos de esa sabiduría se acabará su conocimiento” relata el Mamo Mayor de la Sierra Nevada Aruawikugumo Yosatana, Historia de Guasca

 

Laguna Fausto

Segunda Laguna de Siecha, comúnmente llamada Laguna Fausto. Fotografía de Tatiana Medina Botero

 

La laguna de la ofrenda, Siecha

Es la más grande de las tres y también la más saqueada por guaqueros y españoles que al escuchar los relatos del lugar en búsqueda de oro y riqueza desaguaron la laguna sin mucho éxito. De hecho, fue en esta laguna no en la Laguna de Guatavita, en donde se encontró la famosa Balsa de Oro de la Leyenda del Dorado.

El Historiador Zamora refiriéndose a la ceremonia de El Dorado relata, “La gente ordinaria llegaba a las orillas, y vueltas las espaldas hacían sus ofrecimientos, pues tenían por desacato el que mirasen aquellas aguas personas que no fuesen principal o calificada. También es una tradición muy antigua la que arrojaron en ella todo el oro y esmeraldas luego que tuvieron noticia de que no era otra cosa lo que buscaban los españoles.”

Sobre Siecha el Mamo Mayor Aruawikugumo afirma, “Este lugar ya no recibe las ofrendas a la madre por los daños causados a la laguna para sacarle el oro, es como si le hubieran sacado los huesos y la sangre”

Laguna Siecha

Laguna Siecha, la más grande de las tres. Fotografía de Tatiana Medina Botero

Las Lagunas de Siecha en la actualidad

Para acceder al Parque Nacional Natural Chingaza, del que hacen parte las Lagunas de Siecha o Sendero Cuchillas de Siecha, debe solicitarse el ingreso por lo menos con 15 días de anterioridad. El sendero tiene una capacidad de máximo 40 personas por día y está catalogado por el Parque con un nivel de dificultad alta por el recorrido de 7.4 km, un total de 5 horas de caminata, ida y regreso.

Subir a las Lagunas de Siecha representa un gran esfuerzo físico, siendo este lugar un espacio que tiene tanta carga religiosa para los Muiscas es más que entendible que no sea de fácil acceso.

Lagunas de Siecha

Lagunas de Siecha. Fotografía por Tatiana Medina Botero

Caminar a las lagunas implica también un gran respeto por esta gran obra que está rodeada de escarpadas formaciones montañosas, por lo que, antes de decidir llegar al lugar debe considerar algunas cosas:

  • No dejar huella también es un arte: Los senderos que hacen parte del recorrido hacia las Lagunas de Siecha, son senderos vivos por lo que debe ser cuidadoso al caminar evitando pisar los frailejones, las puyas o cualquier otra planta que haga parte del ecosistema.
  • El páramo también sufre con los turistas por lo que debe comportarse como un buen huésped, no botar basura por ejemplo.
  • Deje su celular a un lado por un rato y permítase ver más allá de la selfie, seguro encuentra muchas cosas interesantes en el lugar.
  • El silencio también está permitido: En lugares como éste, el silencio es esencial y le permitirá ver aves y varias especies de animales que no se acercan cuando hay ruido en el lugar.
  • Prepárese para aprender: Las Lagunas de Siecha son un lugar lleno de historias y de tesoros que no siempre brillan como el oro pero que son invaluables, la riqueza del páramo es infinita por esto mantenga los 5 sentidos puestos en este enigmático lugar.
A %d blogueros les gusta esto: