Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

¿Minimalismo o funcionalidad?

En: Opinión

El Minimalismo es una especie de filosofía basada en vivir y tener «lo necesario», de lo cual escribimos hace un tiempo porque notamos que estábamos practicando en cierto modo el Minimalismo cuando vivíamos en nuestra Tiny House (que por cierto ahora está disponible para alquilar en Airbnb).

Y parece una buena filosofía porque da la sensación de que al vivir con pocas cosas como que la vida es más liviana.  Sin embargo no me ha llamado la atención practicar el Minimalismo, pero sí creo que ha sido la consecuencia de algo que me apasiona y es la funcionalidad de las cosas.

En otra palabras empecé a descartar las cosas que no uso de manera cotidiana y como conclusión tengo menos cosas pero las uso todas.

Entre el Minimalismo y la funcionalidad

Un ejemplo real:  Digamos que necesito poner música en un espacio abierto entonces compro un parlante, pero como no hay tomas eléctricos compro un cargador solar.  En determinado momento se me acaba la batería del parlante y del celular porque estaba poniendo música por Bluetooth y el cargador solo funciona para uno de los dos dispositivos.

Lo que hice fue comprar un parlante que se cargue con energía solar y pueda cargar un teléfono al mismo tiempo.

Y así hay varios ejemplos que me llevaron a tener menos cosas pero que a su vez cumplen más funciones.

Por su parte un estilo de vida funcional nos permite hacer lo mismo de siempre sin ocupar tanto espacio

El Minimalismo | Aldeanos Digitales

«Un estilo de vida minimalista donde el presupuesto se le va comprando blanqueador y pintura blanca».

Porque también está el fashion del Minimalismo que es esa tendencia a sentirse superior o más evolucionado por vivir con menos cosas, entonces las necesidades lo alejan de su plenitud espiritual.

Si algo he aprendido al pasar de ser un comprador compulsivo y caprichoso a hacer mucho con poco es que es virtualmente imposible que en pleno siglo XXI no necesitemos cosas porque creamos una sociedad dependiente de la tecnología, de la aceptación social y la realización personal.

Pero sí podemos aprender a separar las cosas que adquirimos para resolver una situación de las que acumulamos «por si acaso».


Preguntas que pueden ser útiles para diseñar un estilo de vida funcional o minimalista

No creo que sea el único que se haya sentido encartado con un poco de cosas que compró y no usa, pero que tampoco quisiera regalar «por que si».  Para aquellos que en serio andan buscando un estilo de vida más ligero les recomiendo algunas preguntas simples que pueden llevar a respuestas contundentes:

¿Para qué necesito específicamente esto que voy a comprar?
Muchos quizás necesitamos un carro para ir al trabajo y muy de vez en cuando para salir a pasear, quizás sea más eficiente comprar un scooter eléctrico para ir al trabajo y alquilar un carro para el fin de semana.

Esto que quiero comprar, ¿Lo necesito o lo merezco?
Esta pregunta es buenísima porque ambas cosas son importantes, pero por lo general el Ego (lo que merezco) ocupa mucho más espacio que lo que realmente necesito.

¿Esto que tengo realmente me «sirve» o me «compensa»?
Seguramente usted (aunque no lo va a admitir) o un amigo son de esos que tratan de comprar el mejor producto del mercado sin importar para qué lo va a usar o más aún, si lo sabe usar.  Entender la diferencia entre el uso que le vamos a dar a un producto (ej.  Cortar una cuerda en un paseo) y lo que compensa tener el mejor producto de su categoría (ej. con un cuchillo de asalto con brújula y linterna ) le hará comprender si realmente necesitaba una herramienta profesional o solo quiere sentirse profesional mientras la usa.

A %d blogueros les gusta esto: