Minimalismo y economía, una estrategia necesaria

En: Opinión, Revoluciones colectivas

Minimalismo y economía no parecen ser dos términos compatibles porque una economía eficiente se basa en el consumo y el minimalismo genera como consecuencia una reducción drástica de lo que compramos.

Sin embargo se vuelve un tema interesante en este momento porque (supuestamente) a raíz de la pandemia debemos adaptarnos a una serie de ajustes económicos (conocidos como reforma tributaria) en la que parece que hasta después de muertos nos van a clavar impuestos.

E históricamente se han hecho manifestaciones de todo tipo para exigir justicia y respeto como ciudadanos frente a medidas tan desproporcionadas, pero tarde o temprano terminamos adaptándonos y pagando todo más caro.

Y bueno, no me interesa ponerme a criticar ni mucho menos así no esté de acuerdo; sino que pienso que cuando se presentan limitantes u obstáculos en cualquier situación de nuestra vida es el momento perfecto para innovar.

El minimalismo y economía colombiana | Aldeanos Digitales

Cada cosa en su lugar siendo valiosa por su función, no por su precio. Eso es Minimalismo.

Frente a una situación que atenta contra nuestros frágiles bolsillos pandémicos, combinar minimalismo y economía ya no suena tan descabellado.

Aunque primero quisiera puntualizar a lo que quiero referirme con minimalismo, aclarando que actualmente no considero que lo practico en caso de se considere una disciplina.

Minimalismo para mi es encontrar tranquilidad al optimizar la funcionalidad de las cosas y vivir con lo necesario de manera inteligente. Obvio no falta el «Gurú» que sale con términos raros y termina ofreciendo talleres de Mindfulness para ayudarnos en nuestra conversión al Minimalismo pero la verdad yo no le veo la ciencia; si se pone a ver en su casa tiene muchas cosas que hacen lo mismo, tiene comida y ropa que compró por si acaso y una cantidad de pendejadas que tiene archivadas para usarlas «cuando todo pase». Cuando todo pase no le va a quedar plata para salir porque todo va a estar carísimo.

¿Y cómo es que minimalismo y economía nos ayudarían a compensar la «impuestomanía» que se viene?

Entre más cosas tengamos más nos cuesta mantenerlas, así sea arrinconadas en una esquina de la casa porque estamos pagando por esa esquina. Hay dos cosas que me gustaron de esa tendencia al minimalismo cuando vívía en mi tiny house y es que con la funcionalidad llega también la portabilidad. Llegó un punto donde en una mochila cabía lo esencial para ser productivo y lo demás podía ser digamos, prescindible.

Bajo ese principio es mucho lo que se puede hacer, en especial con la situación actual. Y es por eso que nos hemos enfocado en continuar con una perspectiva minimalista en nuestro negocio de hospedaje que ahora se centra más en crear espacios para trabajo remoto y descanso más que en turismo y entretenimiento, porque si hay una forma de hacer mucho con poco sacándole jugo a la funcionalidad es aquí 😉