Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Nomadismo laboral: Muchos lo somos pero pocos lo aprovechamos

En: La Guía

El Nomadismo laboral no es una tendencia ni un concepto europeo con los que suelo comenzar los artículos de este tipo. Realmente es una conclusión a la que llegamos con un gran amigo mientras nos bajábamos a comprar media de aguardiente, con lo cual puedo decir que sobre todo es una reflexión sincera.

Y el tema del nomadismo laboral viene del tedio que produce ganarse la vida haciendo lo mismo por mucho tiempo. Al comienzo -e inspirados por la vocación- nos lanzamos al mercado haciendo lo que más nos gusta hacer, con la sorpresa de que nos empiezan a pagar por ello y podemos decir que “trabajo haciendo lo que me gusta”.

Sin embargo pasa el tiempo y pasan dos cosas: O lo que hacemos se vuelve rutinario y poco divertido o nos preguntamos si eso es lo único y lo mejor que sabemos hacer.

Lo cual provoca una avalancha de pataletas que puede durar varios años. Es decir, no es fácil estudiar una carrera y ejercer de manera exitosa por más de una década para levantarse un día con ganas de hacer cualquier cosa menos lo mismo de siempre, y saber que en la práctica es virtualmente imposible hacer ese cambio en el corto plazo porque eso que hacemos tan bien nos permite construir la vida que aspiramos.

El nomadismo laboral es ganarse la vida de distintas maneras pero no al mismo tiempo para evitar cansarnos de lo que tanto nos gusta hacer.

La diferencia entre el nomadismo laboral y ser “Todero” (que es un talento que admiro de muchos amigos cercanos) es que las actividades no se cruzan o no dependen una de la otra. Es algo así como decir “voy a tomar hacer fotografía un par de años y luego me dedico un rato a la cocina”.

Lo cual nos lleva de nuevo a pensar qué tan buenos somos haciendo cosas para las cuales no pisamos una universidad

Y los resultados pueden ser sorprendentes, pero se nos olvida que nuestra carrera profesional es básicamente un paquete de conocimiento sobre un área específica que nos certifica a través de un diploma, pero hay muchas otras cosas que sabemos y queremos hacer muy bien sin que una institución educativa lo reconozca.

Si usted siente que quisiera trabajar y vivir de otra cosa que sepa y le guste hacer aparte de su carrera, póngalo en su lista de aventuras y piense que así no parezca “seguro” sin duda es algo importante y digno de incluir en las historias que querrá contar más adelante, cuando lo único que realmente quiera en la vida es descansar.

A %d blogueros les gusta esto: