Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Ramiriquí, un pueblo de tradición

En: Inspiración

“Y más cuando el invasor hispánico,

pretendió doblegar y mancillar tu herencia,

tu gente hizo gala de resistencia y fuerza,

haciendo respetar tu fama y tu cultura”

Edgar Danilo Soler Colmenares

 

A 1 hora de Tunja, la capital de Boyacá, nos encontramos con un municipio que es ejemplo de pujanza, empoderamiento y que a través del reconocimiento de su cultura, mantiene viva la tradición proveniente de los Muiscas quienes habitaron estas tierras siglos atrás y dejaron vestigios que hoy en día son tesoros de este pueblo de la Provincia de Márquez.

Por sus arepas Boyacenses, su gente campesina, su patrimonio arqueológico y su tierra fértil, Ramiriquí que tiene más de 9.000 personas, conserva su historia y mantiene viva la tradición que ha sido un invaluable tesoro.

En el parque principal se encuentran las casas con balcones coloridos y de tipo colonial que han sido pintados dándole un tono campesino especial, la Iglesia, erguida con imponencia demuestra la devoción que tiene su pueblo por el catolicismo, y el monumento al ciclista Mauricio Soler demuestra que ésta ha sido tierra de gente pujante y de paso firme.

Sobre la tradición, el profesor Javier Marcos Arévalo dice “La permanencia del pasado vivo en el presente”

El área rural es la más extensa de este municipio y es allí, en el campo donde se encuentra el legado histórico y cultural que hace de Ramiriquí un pueblo de tradición.

Entre las montañas, el verde del paisaje se hace infinito y en medio de un silencio que solo puede ser permeado por el sonido de las aves viven aproximadamente 6.000 personas que se dedican a sembrar, cosechar y renovar las tradiciones que tanto en la ciudad como en el campo se han convertido en su patrimonio.

En las casas campesinas se cultiva el maíz, del que entre otros variados platos, salen las reconocidas arepas de mantequilla o arepas boyacenses. Luego de un proceso de mínimo 8 meses (cultivo del maíz, cosecha, secado de la mazorca en el zarzo, selección de los mejores granos, molida y por último cernida de la harina de maíz) la harina está lista para hacer este manjar del campo.

Ramiriquí, pueblo de tradición

Arepas Boyacenses de Ramiriquí | Fotografías Alcaldía de Ramiriquí | Foto: Tatiana Medina Botero

 

La arepa de mantequilla o arepa boyacense hace parte de las tradiciones que se mantienen hoy en día en el municipio. Asada con leña en una laja de piedra o con los métodos modernos en hornos industriales a gas, las arepas son muy reconocido por su insuperable sabor, que además traen empleo a mucha gente del municipio.

Festival Internacional del Maíz, del Sorbo y de la Arepa

Todos los años el pueblo se viste de gala exhibiendo sus mejores trajes campesinos, los habitantes de Ramiriquí se preparan para celebrar este importante festival en el que son protagonistas las danzas, la pintura y la gastronómica que incluye platos típicos campesinos como el mute, las arepas de maíz con cuajada, las arepas de mantequilla o los jutes, todos, platos que tienen como ingrediente principal el maíz.

 

“Ramiriquí es arveja verde

en su vaina,

es mazorca tierna asada,

arepa de la laja

preñada de cuajada.

Es pueblo de pasiones

en relativa calma,

centro de la coordillera

en medio de tantas aguas”

Francisco Helí Ramírez

 

Durante dos días el festival rinde homenaje al alimento más emblemático de los Muiscas y otro pueblos originarios de Centroamérica y Suramérica, el maíz. Por eso, en estás fechas reúnen experiencias de custódios de semillas de diferentes municipios que se dedican a rescatar, conocer, conservar, propagar y compartir semillas nativas y criollas a través de prácticas agroecológicas. En Ramiriquí, muchos campesinos practican la custodia de la semilla que asegura la soberanía alimentaria.

 

Ramiriquí pueblo de tradición

Fotografías Alcaldía de Ramiriquí, Boyacá | Foto: Tatiana Medina Botero

 

A %d blogueros les gusta esto: