Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Reinventarse duele

En: La Guía

Lo cierto es que lo que me inspira a escribir en Aldeanos Digitales no es propiamente la intención de «romper el molde» o pensar diferente porque sí (existen cientos de blogs que se dedican a eso), sino precisamente lo que pasa en la vida real que no cuentan estos blogs.

El inicio de un nuevo año tiene un efecto interesante en las personas, como que nos llena de energía para comenzar este nuevo proyecto que siempre hemos querido hacer, o para llegar a ese lugar al que no llegamos el año pasado; y me agarró el nuevo año en una serie de experiencias alucinantes, mágicas y a su vez desconcertantes que definitivamente vale la pena compartir, porque si bien tenemos todo lo que necesitamos para darle cualquier dirección que queramos a nuestra vida es inevitable que enfrentemos obstáculos que quizás nos lleven a dejar de nuevo nuestros proyectos para el año que viene o simplemente a enterrarlos; justamente porque no es mi caso y porque ha sido más difícil de lo que pensaba quiero inspirarlos pero a partir de los obstáculos, del fracaso, mejor dicho voy a entrar por la puerta de atrás.

«Si se siente inspirado a reinventarse, hágalo cuanto antes porque no es de muchos ni es para machos.»
Digamos que reinventarse es chévere cuando contamos con algún tipo de apoyo, porque si la cagamos de alguna manera tendremos un soporte para amortiguar sus efectos.  Como quien dice si vamos en un carro con suficiene gasolina es fácil cambiar eventualmente de dirección,  ¿pero qué pasa cuando debemos reinventarnos y coincide con que nos quedamos sin gasolina? Después de dos años reinventando mi trabajo, mi estilo de vida y mi filosofía por así decirlo, me encuentro en un paraíso rodeado de oportunidades y de personas increíbles (yo pensé que ya no existían), de proyectos inspiradores e historias que me indican que con certeza estoy en el lugar correcto.  Solo que no tengo gasolina.

Ahora, gasolina no es una analogía al dinero aunque suene obvio.  La verdad es más una cuestión de ego, de romper imaginarios y encontrarse en el fondo de sí mismo y reconocerse ingenuo, desnudo y solo.  Si hablamos de reinventarse -a lo bien- creo que va más allá de «tener tiempo para uno», «no trabajarle a nadie», o «es que la plata está ahíiiii, solo hay que buscarla».

Reinventarse duele, créanme. Pero duele también hacerse un tatuaje y después del primero ya estamos buscando hacernos el próximo.  Reinventarse requiere incluso forzar el curso de algunas cosas, a sabiendas que pueden ser incómodas para descubrir precisamente lo que se esconde más allá de la zona de confort; de repartir culpas a diestra y siniestra pero seguir cargando de toda esa culpa como mínimo la mitad.  Reinventarse es mandar todo pa’la mierda y ser conscientes de que a la mierda tendremos que volver a recoger lo que podamos reciclar.

De pronto aquí ya no suena tan chévere esto de emprender, de escribir la vida como a uno le da la gana más que como dicta el libreto, de independizarse.  Lo cierto es que si después de leer esto todavía se siente inspirado a reinventarse, hágalo cuanto antes porque no es de muchos ni es para machos. Reconocerse involucra sentirse vulnerable y lidiar con eso sí que es jodido; pero en el fondo de esa fragilidad se encuentra ese talento y ese oficio al que nos podríamos dedicar el resto nuestra vida.  Por el dinero no se preocupen, es una consecuencia de hacer lo que uno realmente quiere.

Con este proceso descubrí que los clientes solo quieren pedir, exigir, someter y no pagar; descubrí que para hacer buena música es esencial contar con un buen público; descubrí que lo mejor para ayudar a alguien es escuchar y dejar vivir.  Y de todo esto encontré que lo que más me gusta es cocinar y dibujar (actividades que había olvidado hace muchos años).  No sé hacia dónde me «llevaré» todo esto, pero es lo que tengo. Lo demás es consecuente.
Actualización: Una semana después de escribir este post conseguimos organizar nuestro tiempo y talento a tal grado que produjimos una cantidad de iniciativas y proyectos ¡en tiempo record!  Hemos hecho una reseña de cada uno en la sección Proyectos, les dejo un atajo:

 

A %d blogueros les gusta esto: