Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Retos de construir una Tiny House parte 1: El agua

En: La Guía

No existen muchos retos para construir una Tiny House salvo los que tenga en la cabeza, porque una Tiny House puede ser el inicio o la conclusión de un estilo de vida diferente, que depende única y exclusivamente de su voluntad de hacerlo.

Vamos a suponer que está en ese punto donde tiene ya todo “de un pelo” y no sabe por dónde empezar. Precisamente estuvimos conversando sobre el tema con unos amigos que van a construir su propio estilo de vida fuera de la ciudad y que incluye la construcción de su casa, y dio la casualidad de que estábamos justamente lidiando con un problema que solucionamos de una manera muy simple hace unos años pero hace poco dejó de funcionar de manera eficiente: El manejo del agua.

Uno de los retos de construir una Tiny House, antes de la estructura e incluso de la electricidad es la gestión del agua, desde que se obtiene hasta su manejo después de utilizarla.

Retos de construir una Tiny House | Aldeanos Digitales

En el campo no hay alcantarillas, solo suelo y con suerte un río. ¿A dónde se iría toda el agua que va a utilizar en los grifos y baños de su casa?

Estamos acostumbrados a obtener agua “limpia” cuando abrimos el grifo y a desentendernos del agua sucia cuando se va por el sifón o por el inodoro. Este hábito, o la forma en que hacemos uso del agua para actividades domésticas tiene varios siglos de antigüedad (de la época en que la oferta de agua era superior a la demanda), y digamos que al vivir fuera de la ciudad toca acudir a sistemas más básicos para el tratamiento del agua que usamos a diario, y en otros casos a inventar un sistema propio.


Antes de poner el primer ladrillo o poste de madera de su nueva casa en el campo debe resolver tres cosas alrededor del agua: Por dónde llegaría a la casa,
qué va a hacer con el agua que sale de los grifos y cómo va a manejar la que sale de los inodoros.

Que técnicamente se entiende como Agua limpia la que podemos consumir y usar, Aguas grises las que salen de los grifos y Aguas negras las que salen de los inodoros. Independiente de que lo construya usted mismo o contrate a alguien para que lo resuelva por usted, tarde o temprano va a tener que meterle mano a cualquiera de estos tres tipos de agua ya que es una de esas tareas que nadie, NADIE querrá hacer con esmero por más plata que le pague.

Este es uno de esos artículos que uno no sabe por qué terminó leyéndolo pero se vuelve supremamente útil en el momento menos esperado, como construyendo su propia casa. Así que si llegó hasta aquí, antes de ponerse a experimentar con tarros de plástico y tubos de PVC le compartimos estos tres conceptos fundamentales para superar uno de los retos de construir una Tiny House sin que el agua se le salga de las manos. O de los sifones.


1. No hay mejor sistema de presión que la gravedad

Retos de construir una Tiny House | Aldeanos Digitales
Contrario a lo que se podría pensar de un terreno apto para construir por ser plano, un lote con pendientes es excelente para colocar un sistema de almacenamiento de agua y lograr que baje a la casa por gravedad; entre más alto mayor presión de agua. Es importante este punto a la hora de comprar un lote porque puede manejar la presión del agua con una bomba pequeña sin problema, pero consume más electricidad y en la mayoría de los casos hace un ruido molesto e innecesario.

2. Las aguas grises son reutilizables

Retos de construir una Tiny House | Aldeanos Digitales
Toda el agua que sale de los grifos y de los sifones puede utilizarse de nuevo, por lo general para regar las plantas o para llenar el tanque del inodoro. El truco es separar los sólidos y las grasas del agua a través de filtros, y almacenarla para usarla de nuevo. Obvio no es para tomar, pero sea porque le llegue la factura más barata o para evitar un pantanero, reutilizar las aguas grises es mucho mejor que esconderlas y contaminarlas en un pozo bajo tierra.

3. Las aguas negras son opcionales

Retos de construir una Tiny House | Aldeanos Digitales
No hace falta esforzarse para notar cómo el ser humano se ha dedicado a convertirse en el líder y dueño de las demás especies con quienes compartimos el planeta, y el hecho de usar un promedio de 5 litros de agua limpia para desentendernos de nuestros propios desechos deja claro que hasta nuestro popó parece que fuera especial comparado con el de otros animales.

Solo para recordar cómo funciona la cosa, si los desechos humanos entraran en contacto con el suelo se convertirían tarde o temprano en tierra fértil como lo hacen los excrementos de todo lo demás, ya que ni las lombrices ni las bacterias discriminan al responsable del aporte. En cambio, la cantidad de agua que tendríamos disponible para usar en cosas más útiles que “desencartarnos de un mierdero” sería absurda, y tendríamos además tierra fértil para sembrar. Aquí entra el tema de los baños secos, el compostaje y demás tendencias que no voy a detallar en este artículo porque la Web está saturada de tips y eco-ideas que pueden buscar por su cuenta.


Para nosotros el agua ha sido uno de los retos de construir una Tiny House que todavía ofrece muchas opciones eficientes y sostenibles para su manejo, y si anda en el mismo plan recomendamos que sea lo primero a tener en cuenta. Recuerde que “todo el mundo es ateo hasta que se le tapa el inodoro en la finca”.

A %d blogueros les gusta esto: