Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Ser independiente: Lo que nunca van a postear en las redes sociales

En: La Guía

Esto de ser independiente cubre un rango bastante ámplio de actividades, que van desde montar su propia empresa (que más ser independiente es más bien un grito de independencia -ya les explico por qué) hasta producir sus propios bienes de consumo, su comida, su propia electricidad; Lo cual por cierto es una cosa bien berraca y no sucede de la noche a la mañana, como se suele mostrar en los blogs e historias de personas que deciden salirse de la dinámica urbana/corporativa.

Por el contrario, se da uno cuenta de lo torpe que se ha vuelto -o que siempre ha sido- por pasarse la vida abriendo y cerrando grifos, prendiendo y apagando aparatos, comprando cosas en el supermercado y esperando la quincena. Ya después de un año larguito viviendo en otro «sistema» me he dado cuenta de que ser independiente va más allá de experimentar todos estos beneficios clásicos que escuchamos acerca de ser dueño de su tiempo y hacer lo que uno quiere. Ser independiente para mí hoy en día es depender cada vez de menos cosas para estar y sentirse bien, comenzando por los clientes.

«Montar su propia empresa es un grito de independencia, no la independencia en sí.»
Aquí es donde se pone buena la cosa porque paradójicamente, uno mismo es el cliente más difícil de todos ya que uno es el que más presiona para que todo quede perfecto y no se permite fracasar, porque al fin y al cabo todo lo que uno hace es para darse la vida que uno quiere, y por lo general no es flexible con su estilo de vida hasta que le toca (o en otras palabras se queda sin plata). Esta reflexión afortunadamente la tuve años antes de ejecutar nuestro proyecto de vida, quizás siguiendo mi profundo deseo de no volver a las filas corporativas. Por eso, e inspirado en todas las personas y en las crisis de lunes donde todo amanece encarrilado para irse pa’ la mierda, les contaré un poco sobre el proceso -en vez del resultado exitoso y antojador que vemos en otros blogs y en las redes sociales- de independizarse.

Cabeza de ratón vs. cola de león

Y en algún momento si está pensando en tomar el camino del emprendimiento, se va a encontrar con el argumento de «¿cómo va a dejar semejante trabajo como en esa multinacional para vender X o Y cosas por ahí?». No le tengo una respuesta porque se trata que usted mismo encuentre una que lo convenza y lo inspire a seguir ese camino, porque lo que va a suceder es que pasa usted de ser el engranaje de un motor grandote (la cola del león) a ser el engranaje principal de un motor pequeñito (la cabeza del ratón), lo que no es tan evidente es que ambos animales están atrapados en la misma jaula. Si usted como independiente y como «one man army» desea conquistar el mundo como lo hizo el dueño de la empresa donde trabaja, lo va a lograr. Pero prepárese para darle años y años a la misma vaina y a soportar los imprevistos que esto conlleva; porque son muchos, son injustos e incómodos, pero si está haciendo lo que le gusta nos los va a sentir. Pues, no tanto.

Conozca el lado oscuro de los proveedores

Porque usted como empleado es un proveedor de servicios para la empresa donde trabaja que recibe una compensación económica por la calidad y eficiencia de su trabajo. Como independiente lo seguirá siendo, solo que no tiene a nadie que lo respalde frente a los imprevistos típicos de una dinámica comercial. Algunas historias clásicas de la relación cliente-proveedor como independiente:

  • Los dos ninjas: Termina usted un proyecto y el primer ninja (cliente) le dice que «es que aquí pagan a 60 días». El segundo Ninja (usted) tendrá que ver cómo se las arregla para vivir hasta que los 60 días se cumplan.
  • El oráculo: Lo buscan para realizar un proyecto sin prespuesto y para ayer, pero con el argumento visionario de «detrás de este proyecto se vienen muchos más». Nunca he trabajado (ni creo que lo haga) para un astrólogo como para confiar en dicha promesa pero a la fecha, ninguna de estas profecías se cumple.
  • El acreedor: Los acreedores son transversales a los imprevistos del independiente porque en esencia, somos un número de cédula que pasa de una base de datos (la de morosos) a otra (la de clientes activos) por una módica suma de dinero (la cuota). Al comienzo pensaba que era un gremio de oficinistas con diadema contratados para atormentar la vida de los colgados (en cuotas, obviamente), pero con el tiempo he descubierto que buscan un escenario en el cual podamos seguir pagando nuestras obligaciones, de pronto a mayor plazo y con mayor interés, pero lo buscan.

Y podría contar más historias pero me salgo del objetivo de este post, que es precisamente mostrarles el otro lado, el que no postean en las redes sociales por no volverlo un quejadero o simplemente por miedo al fracaso.

Su proyecto puede demorarse tanto como cueste sostenerlo

Esto es lo que pasa cuando, tenga o no una reserva de capital, decide emprender: usted puede mantener los costos fijos de su proyecto «hasta que dé», pero cuando esto suceda no verá la utilidad sino cuando se costea a sí mismo, y para ello usted literalmente depende de que sus clientes compren en la cantidad y frecuencia que usted necesita. Vea lo interesante, usted es ahora independiente pero sigue dependiendo de terceros para mantener su operación, y estos terceros son tan pero tan variables que lo mínimo que puede esperar es un imprevisto (como las tres historias de arriba más otras 10). ¿De qué se trata la independencia entonces?

Por eso le decía que montar su propia empresa es un grito de independencia, no la independencia en sí. Si va a emprender, y se lo digo con la experiencia de haber creado, descontinuado y reinventado varios tipos de negocio, considere lo siguiente:

  • Piense en grande, opere en pequeño
  • Simplemente por el hecho de darle mejor uso a la utilidad que le deja lo que esté vendiendo y para que los imprevistos no se lo traguen vivo. Recuerde que lo nuevo, por más fuerte que se venda no deja de ser frágil.

  • Identifique claramente para quién trabaja
  • Parece obvio decir que está trabajando para usted y su familia, pero a la hora de cuadrar cuentas puede ser que esté trabajando para el dueño del apartamento y para el banco, que no está mal (a la larga todo eso es bienestar), pero ser consciente de ello le permitirá saber en qué momento de su vida podrá usar lo que gane literalmente en lo que le da la gana, es decir sin cuotas y sn límites.

Y por último, aprenda a fracasar. Voy a dejar este tema para otro post (seguramente tendrá más cosas que hacer y este post ya está como largo), pero sí le puedo decir que es más lo que he aprendido con los proyectos en los que he fracasado que en los 10 años como empleado trabajando en función del éxito. Claro está que el fracaso para mí no es lo opuesto al éxito, sino un paso más en función del mismo; y el éxito para mí tampoco es tener mucho sino por el contrario, necesitar menos.

¿Le gustaría saber más sobre emprendimiento?
En Aldeanos Digitales pensamos que un obstáculo para aprender es el formato medio evangélico en que nos venden a veces la información, es por eso que escribimos como hablamos, es decir con ejemplos reales y después de haberlos vivido. Conozca nuestros Cursos y Talleres donde ponemos en práctica todo lo que hemos aprendido 🙂
A %d blogueros les gusta esto: