Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

¿Cómo sobrevivi(re)mos los independientes?

En: Opinión

Sobrevivir como independiente hace que el confinamiento, el desabastecimiento y la adaptación tiendan a ser situaciones bastante cotidianas, algo así como vivir técnicamente en un estado de crisis constante.

Lo raro es que todos, sin importar la actividad que realicemos o el puesto que tengamos, estemos experimentando este tipo de situaciones porque es diferente cuando uno decide asumir los riesgos de ser independiente; cuando toca a las malas es otra vaina.

A muchos de nosotros nos pegó más rápido y de frente el estado de cuarentena, lamentablemente no seremos los únicos.

Para nosotros que trabajamos en el sector de turismo y hospedaje los efectos fueron inmediatos, literalmente de la noche a la mañana. Lo interesante de la situación, y que se ha convertido para nosotros en una especie de filosofía a la hora de crear nuevos proyectos, es que entre más rápido se identifiquen los límites más rápido se identifican las oportunidades para innovar. Y es aquí donde tarde o temprano nos vamos a enfrentar a la incómoda pregunta de:

«¿Y qué carajos me pongo a hacer ahora que nadie sale a ningún lado y solo están comprando lo estrictamente necesario?»

Sobrevivir como independiente va más allá de conseguir plata, si fuera solo eso nadie lo intentaría

Porque es más difícil de lo que uno se imagina si trata de mantener el mismo estilo de vida que tenía como empleado. Ser independiente requiere (o más bien demanda) tres grandes cambios:

  • Simplificar su estilo de vida
  • Con todo lo que implica: Un arriendo más barato, reducir hábitos de consumo, salir menos, etc.

  • Diversificar los ingresos
  • Seguramente podrá hacer mucha plata como independiente dedicándose a una sola cosa, pero ya no será independiente sino esclavo de su propio negocio. Crear varios canales de ingresos pequeños le darán más tiempo para disfrutar su independencia.

  • Aprender a pensar en los demás
  • Como ya es independiente y no tiene quién venda los productos o servicios que garantizan su salario, vale la pena entender un poco qué es lo que los demás necesitan y cómo puede usted satisfacer esas necesidades por un precio razonable.

Estas son algunas ideas «pendejas» de negocio que le permitirán sobrevivir como independiente teniendo en cuenta la situación actual

Digo pendejas porque a algunos les parecerá que «qué se van a poner en esas», pero si consideramos la forma en que están cambiando las estructuras económicas y sociales a raíz de la situación sanitaria actual (y mundial) a lo mejor les sale el tiro por la culata. De hecho a mi me pasó varias veces, lo digo por experiencia.

Aprenda sobre la economía naranja
Partamos de la base que la Economía Naranja es una de las grandes promesas que le compramos a la administración actual con nuestro voto, entonces chévere saber qué fue lo que compramos. Entender este modelo económico nos permitirá desarrollar productos y servicios que tendrán apoyo económico del gobierno (o al menos eso fue lo que nos vendieron) entonces digamos que facilita los procesos. Una vez se vuelva un duro en eso pues asesore a otras personas y ya tiene una buena actividad como independiente.

Produzca en la casa y distribuya localmente
Cuando digo localmente me refiero a la cuadra de su barrio o el bloque de su apartamento. Hay muchas personas que necesitan cosas puntuales que usted puede proporcionar si las sabe producir, créame que en estos momentos de confinamiento nada mejor que unas empanadas o un arroz con leche recién preparados en la puerta de su casa y sobre todo higiénicamente confiables porque su vecino no se ha expuesto al mundo exterior.

Capitalice el conocimiento
«Yo sé quien sabe lo que usted no sabe», aquella frase de un programa de televisión de los ochenta puede ser una buena fuente de ingresos si se dedica a enlazar eso que un vecino sabe con lo que el otro vecino necesita aprender. Esto es lo que llaman Bancos de Tiempo y funcionan bastante bien en países con más disciplina que nosotros, pero tenemos bastate tiempo para disciplinarnos tanto o mejor que ellos.

A %d blogueros les gusta esto: