Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Trueque de semillas, pequeñas grandes revoluciones

En: La Guía

El trueque, una práctica ancestral que consiste en un intercambio directo de bienes y servicios, sin mediar la intervención de dinero

Estábamos pensando en el título de este artículo, quizá pequeñas ideas porque algo tan frágil y diminuto como una semilla puede ser una verdadera revolución en tiempos de alimentos transgénicos y de injustificadas prohibiciones en el sector del agro colombiano.

Y bueno, más que otro de esos artículos de crítica sobre Monsanto, las recientes resoluciones del Instituto Colombiana Agropecuario o sobre el paro campesino en Colombia, hoy queremos centrarnos en las soluciones, porque hay que invertirle tiempo a eso, a generar soluciones (no grandes tratados), pequeñas soluciones, fáciles de aplicar localmente.

Queremos contarles que hace 1 año vivimos en el campo, en un pueblo muy cerca de la capital colombiana. Realmente este proceso de adaptación nos ha abierto un poco el espectro respecto a algunas cosas que finalmente compartimos aquí con ustedes, porque parte del proceso es compartir, sino esto no tendría sentido. El truque de semillas es uno de esos temas que se nos ha dado y queremos exponer nuestra reflexión sobre el tema.

Hace unos días llegó a casa un Surfer, término acuñado a los viajeros que hacen parte de la organización Couchsurfing, y entre algunas charlas nos contó que en su mochila llevaba semillas para truequear, y que en ese momento tenía Quinua. ¿Semillas para truequear? – pensé – carajo, tal vez en eso está la verdadera revolución. Quién le prohibe a un viajero o a una persona truequear con un amigo las semillas que ha encontrado por su camino, sería muy infame si fuera así.

Pues luego de esa conversación, surgieron muchas reflexiones. De pronto muy escondido dentro de nuestro código genético tengamos eso que antes nos permitía ser nóTrueque de semillasmadas y adaptarnos a las necesidades sin pensar tanto en el dinero y más bien buscar esa ayuda recíproca a través del cambio de objetos, alimentos, semillas; el trueque como una actividad económica propia. 

¿De dónde viene el trueque?

El trueque, entendido como intercambio de productos mano a mano, es tan antiguo como la raza humana. Sin embargo, con el desarrollo de nuevos bienes de consumo, poco a poco se fue transformando hasta llegar al que hoy conocemos como intercambio de capital.

Se entendía que el trueque era poco práctico principalmente porque no siempre el otro necesitaba aquello de lo que uno disponía y muchas veces era difícil determinar cuál era el valor exacto de las cosas que se intercambiaban, así que finalmente una moneda se convirtió en el elemento intermedio que sirve para facilitar el intercambio.

 

Sobre el trueque de semillas como una actividad cotidiana

Para concluir, pensamos que el objetivo principal de este artículo no es transformar la economía de nuestro país o masificar prácticas que se transformaron con el tiempo y no serían iguales hoy en día, más con el vertiginoso proceso de industrialización en el que vivimos. Más que eso, lo vemos como la posibilidad de adoptar el trueque de semillas como algo cotidiano, como parte de un proceso en el que re-dignificamos el trabajo y fortalecemos los lazos de solidaridad entre vecinos, amigos, familias.

 

Si desde casa podemos empezar a despertar esa conciencia de las cosas que tenemos, seguramente algo empezará a transformarse, como se transforma la semilla luego de ser sembrada en un lugar.

 

A %d blogueros les gusta esto: