¿Existen los depredadores turísticos?

En: Opinión

El turismo depredador es un concepto que he estado revisando hace varios meses, en especial cuando volvimos a abrir en la segunda mitad del año pasado y hoy es un indicador que nos está dando pautas para llevar nuestro negocio de hospedaje hacia una dirección más sostenible.

El turismo depredador es una serie de hábitos y comportamientos individuales que en conjunto nos convierten en una amenaza para cualquier lugar que visitemos

Realmente es una línea delgada e invisible por la cual ninguno de los involucrados (turistas, operadores turísticos e inversionistas) va a responder porque en teoría todos estamos haciendo lo correcto y necesario para ganarnos la vida, además merecemos que nos vaya bien. Los problemas realmente comienzan cuando se quiere recuperar lo invertido en el corto plazo, cuando se crea un paquete turístico para atraer clientes por volumen y cuando muchas personas llegan con la intención de sacarle el máximo provecho a la promoción.

Como consecuencia nos encontramos con grupos gigantes de personas disfrutando al máximo sus vacaciones con la actitud más arrogante e inconsciente posible. Claro, con la mejor intención.

Afortunadamente hemos tenido pocas situaciones de este tipo pero claro que las hemos tenido (en semana santa fue la última). Esta apreciación está inspirada en conversaciones que hemos tenido con otras personas que han trabajado en el medio y obviamente desde el lado de quienes prestamos servicios relacionados con turismo (hospedaje, comidas, guías, etc.) las cosas se ven muy diferentes y no se ven bien. De hecho parece que cada vez están empeorando.

Turismo depredador | Aldeanos Digitales

El turismo depredador tiene mucho que ver con la tecnología actual, ya que es más importante registrar y presumir en medios digitales que en efecto vivir el momento y aprender del lugar

Me ha pasado con dos alojamientos que terminan siendo muy atractivos para tomarse fotos, tanto que a las personas no les importa si hay alguien adentro sino que van entrando y sacando selfies sin el mínimo respeto. Y se siente feo cuando uno es el que está durmiendo tranquilo en una cabaña y lo primero que ve al abrir la ventana es un poco de personas con sus celulares apuntando a la casa. Se siente uno como en un zoológico pero del lado del animal.

Esa es la arrogancia a la que me refiero y que nos convierte en depredadores turísticos sin darnos cuenta; el hecho de creer que tenemos acceso a todo lo que nos rodea porque estamos pagando

Creo que esa actitud más la cantidad de basura que se está produciendo recientemente son los factores que me llevan a re-pensar nuestro negocio y enfocarlo hacia otro objetivo que no sea el turismo por volumen. Hay un cliché entre las personas que trabajamos con hospedaje y es pensar que si el lugar «mantiene lleno» es sinónimo de prosperidad (y de envidia), pero actualmente lo veo como un indicio de turismo depredador.

Siento que en mi camino como empresario en hospedaje prefiero crear experiencias menos frecuentes pero más valiosas y significativas que desarrollar un turismo masivo y depredador. Obvio va a entrar menos plata pero prefiero correr ese riesgo.