Una guía para superar el duelo

En: La Guía

Superar el duelo tras la partida de un ser querido es una de esas situaciones difíciles que tenemos que vivir al menos una vez en la vida y pues a mi me tocó en combo. Quise escribir esta guía porque el rol que asumí tras la muerte de mis papás fue la de reconfortar a los parientes y amigos cercanos pero fue después que tuve tiempo de enfrentar el impacto personal de esta situación y llegué a lo más profundo de mi tristeza, donde uno siente que no hay más qué excavar.

Y bueno, si me fui hasta allá es porque sabía que iba a salir, no para seguir adelante porque no hay más como le dicen a uno siempre sino para comenzar de ceros pero con todas las herramientas.

Esta guía es para quienes necesitan un enfoque no convencional sobre el duelo para recargarse e iniciar una nueva etapa de su vida.

Superar el duelo es difícil cuando las personas más cercanas se esfuerzan por compartir nuestro dolor pero es imposible porque no son los papás de ellos

Y el dolor nunca va a ser el mismo para nadie, sin embargo alguien me contó que también había perdido a un familiar recientemente y fue reconfortante (no que se le haya muerto el familiar) sentir que la vida sigue, porque en ese momento uno sabe que no se va a morir también, pero la esencia de la vida pierde sentido. En ese preciso momento la ausencia de esas personas comienza a manifestarse y lo primero que vamos a hacer es resistirnos.

Superar el duelo | Aldeanos Digitales

Llorar no es un derecho que tenemos cuando estamos tristes, es un privilegio que obtenemos quienes encontramos la ocasión para hacerlo

Por obvias razones en ese momento de duelo tenemos cierta «licencia» para hacer algunas cosas no habituales porque todos saben que estamos pasando por un momento difícil. Curiosamente el momento más importante para mi fue dedicarme a llorar prácticamente sin medida y conocer esa tristeza profunda y espesa de la que hablaba al principio, pero fue extremadamente difícil lograr ese momento de intimidad porque todos querían estar cerca para acompañarme. Al final sucedió, pero tuvo que suceder otro evento difícl para que se dieran las condiciones que permitieran recogerme en esta tristeza y encontrar finalmente lo que me tiene escribiendo todo esto.

Superar el duelo es para mi una invitación a enfocar el presente

La pérdida de personas tan importantes en nuestra vida afecta directamente la forma en que comprendemos el pasado y el futuro, ya que el papel que juegan en nuestra historia se convierte en recuerdos y el futuro se percibe extraño e inverosímil porque contábamos con ellos en ese futuro, y no me refiero a los próximos 10 años sino a los próximos 10 minutos.

Y el exceso de pasado o de futuro puede convertirse en una serie de trastornos cuando los alimentamos y olvidamos que es el presente el que requiere mayor atención.

Obviamente no es el presente que queríamos ni imaginábamos un futuro sin esas personas, pero finalmente ese es el gran misterio que enfrentamos los seres humanos: La incertidumbre sobre el futuro de los que partieron y el propósito a descubrir de quienes quedamos.