Aldeanos Digitales - Vivir y trabajar fuera de la ciudad

Una verdad incómoda: el agua embotellada que usted toma está muerta

En: Opinión

«Paila» como dicen en la capital, pero es cierto. El agua embotellada que compramos para acompañar el almuerzo de manera saludable (o porque nos prohibieron la coca-cola) no sirve sino para hidratarnos, mejor dicho para nivelar ese «70% de agua que compone nuestro cuerpo», siguiendo el discurso romántico de este gremio creciente (y ñoño) de personas conscientes al cual quiéralo o no, me estoy vinculando de a poquitos.

«El agua destilada por ejemplo, es «demasiado pura» para el consumo humano.»
Y quiero de a poquitos también quitarle la «ñoñez». Les confieso que gran parte de la inspiración que me hace escribir me llega de la desconexión que existe entre el mensaje y quien lo recibe (en todo sentido, pero en este caso con esto del agua), lo cual genera un impacto tremendo por parte de quienes entienden, predican, enseñan, hasta cobran, y finalmente no aplican. Creo que hace falta un poco de divergencia con estos temas, que le cuenten a uno las cosas «del tamaño que son» y sin meterle tanto miedo de por medio. Para eso están los noticieros.

Volviendo al tema del agua, sí. La tomamos muerta porque viene con un pocotón de procesos de purificación para que no nos dé diarrea me imagino, pero es que el agua originalmente no nace así. Lo que pasa es que termina pasando por uno o más de estos 4 caminos y pues claro, nos llega en un nivel suficiente para que la podamos tomar pero en el proceso se fregaron un pocotón (me refiero a millones) de especies de todos los tamaños y formas que frente al comercial de la pareja fitness toda acalorada echándose agua en la cara y riéndose «de nada», no tienen nada qué hacer.

Ahora bien (y en caso que le tenga fobia a las bacterias), el agua embotellada tiene que venir con alguito vivo por dentro porque sino no sería apta para el consumo humano; sino pregunte si puede tomar agua destilada y verá que no, porque es «demasiado pura» para el consumo humano. Pero eso vivo es tan poquito, insignificante y necesario creo yo, que se puede tomar. Imagino que este standard es parecido a los jabones esos en gel que eliminan el «99.99% de las bacterias». Pa’ eso las matan todas a menos que sean necesarias, ¿no?

No se trata ni mucho menos de dañarle el almuerzo (para eso vuelvo y digo, están los noticieros) pero sí de quitarle un poquito al cliché del agua embotellada porque parece que la consumimos porque nos hace bien pero al tiempo hacemos mal; no a nosotros ni a nuestros hijos ni al planeta en sí, sino a los que no tienen forma de poner un derecho de petición para que no les privaticen, les contaminen, les represen y/o les cobren por el agua porque no producen dinero (refiriéndome puntualmente a todo lo que no es un ser humano). A mí en lo personal no es que me preocupe el tema porque el planeta se las arregla solo y creo que en ese ajuste de cuentas perdemos varios, pero sí me interesa profundamente reconocer que somos parte inevitable de sistemas más complejos e inteligentes que los que nos hemos inventado, y dejar esa arrogancia incuestionable que nos pone hoy en día por encima de la naturaleza. A costa de qué.

La próxima vez que compre agua embotellada recuerde que es pura, es «natural», pero ya no es vida; y cada vez es más cara.

A %d blogueros les gusta esto: